lunes, 17 de marzo de 2014

El Cangrejo Herradura: Un fósil viviente de sangre azul.

El cangrejo herradura (Limulus polyphemus), es una maravilla de la naturaleza, por varias razones. Una de ellas es que uno de los seres vivos más antiguos del planeta, anteriores incluso a los dinosaurios, y la otra, es que su sangre azul tiene utilidades tan diversas y curiosas como la de encontrar formas vida fuera del planeta, o actualmente y en estudio, combatir los efectos del Sida. El llamado cangrejo herradura, es todo un fósil viviente, ya que tienen una antigüedad estimada de 450 millones de años. 



La industria farmacéutica utiliza un extracto de su sangre, el lisado de amebocito del Límilus o LAL, para probar fármacos, vacunas y aparatos médicos, como los riñones artificiales, y comprobar que no hay microbios. No existe ninguna otra prueba tan sencilla y fiable. A diferencia de los seres humanos, la sangre de los cangrejos herradura no tiene hemoglobina, que se vale del hierro para transportar oxígeno, sino hemocianina, que utiliza el cobre. Y eso explica que su sangre sea azul. Un litro vale unos 15.000 dólares estadounidenses.


Los cangrejos herradura viven en zonas costeras de poca profundidad que suelen estar contaminadas. Un litro de esta agua de mar pude contener fácilmente miles de millones de bacterias tóxicas. 

Los cangrejos herradura carecen de sistema inmunitario, por lo queno pueden desarrollar anticuerpos para combatir las infecciones. Sin embargo, su sangre contiene un elemento milagroso que se coagula alrededor de los agentes invasores y los disuelve: es lo que se utiliza en la producción del LAL, Para descubrir si algo destinado a un uso médico está contaminado o no, solo hay que exponerlo a un poco de LAL: si no coagula, está limpio.

Su peculiar sangre contiene unas células llamadas amebocitos, que reaccionan ante una infección bacteriana, de hecho, si uno de estos cangrejos es herido en el mar, la sangre se vuelve sólida impidiendo la entrada de microorganismos y por tanto evitando la infección de una manera muy rápida. Así, parece ser que las enzimas de su sangre parecen ser el secreto de que haya sobrevivido millones de años. Para conseguirla, no se mata a los cangrejos herradura, sino que se les "ordeña". Se pescan manualmente hasta un millar de ellos cada semana, desde barcas con rastrillos para moluscos, y se transportan aún vivos al laboratorio. Aunque se les extrae un 30% de su volumen sanguíneo, se recuperan rápidamente y se devuelven al agua. Se sangra a los cangrejos una vez al año, se congela y se deshidrata la sangre y, entonces, se envía a todo el mundo.



Además de lo extraordinario de su sangre -ahora sabemos que también permite detectar la meningitis y el cáncer-, los cangrejos herradura pueden soportar el calor y el frío extremos y pasar un año sin comer.

El cangrejo herradura tiene varios pares de ojos, algunos de estos ojos son grandes, y otros son muy pequeños. Se ven como una araña, pero solo tienen 5 pares de patas, en lugar de 8, también tienen una cola larga y rígida. Todo su cuerpo está cubierto con un tipo de armadura como protección. Tienen branquias que les permiten nadar.
Son del tamaño de la mano del hombre adulto promedio, siendo las hembras más grandes que los machos, aunque su tamaño total puede variar en función de su ubicación, dieta y las especies específicas. La sangre del cangrejo herradura es de color azul. Tienden a vivir en las aguas poco profundas,  con arena o barro en la parte inferior. Se encuentran en varios lugares de los Estados Unidos y las  aguas costeras, desde Japón hasta Indonesia.

Su curioso aspecto parece haber inspirado al famoso embrión de la película “Alien”, lo cierto es que si inspiró a la nave de Star Trek, ya que su diseñador, Herbert Wright, tenía uno de estos ejemplares sobre su mesa.



Fuentes: