lunes, 24 de marzo de 2014

Criaturas abisales: Mostruos de las profundidades

La fauna abisal o fauna abisopelágica hacen referencia a todos aquellos animales que habitan en las profundidades abisales de los mares y océanos, la zona abisopelágica o zona abisal es uno de los niveles en los que está dividido el océano según su profundidad, está situada por debajo de la zona batipelágica y por encima de la hadopelágica y corresponde al espacio oceánico entre 3.000 y 6.000 metros de profundidad.
 


Son ciertas especies de animales marinos que nadan libremente, viven y se alimentan en aguas abiertas a dichas profundidades y nunca se aproximan a la superficie, excepto algunas especies. Las insondables profundidades abisales albergan una curiosa fauna con una apariencia monstruosa en su mayor parte. Los animales descritos por los científicos son todavía unos auténticos desconocidos en cuanto a su comportamiento y se sospecha que tan solo se ha descubierto una pequeña parte por lo que cada año se descubren nuevas especies.
 


No se conoce actualmente cuántas especies distintas habitan estos fondos marinos, pero aquellas que han sido avistadas tienen, generalmente, formas (monstruosas) en relación a los estándares de peces de lugares más superficiales. Además, dicen según los científicos, que estos peces son descendientes de los peces superficiales y son así debido a las condiciones en los que ellos están. Estos tipos de peces tienden al gigantismo debido a las condiciones extremas en las que viven. Crecen muy lentamente, por lo tanto, su metabolismo es también muy lento y viven muchos años. Para salvar la falta de alimento, presentan cambios evolutivos tales como grandes bocas, estómagos deformables, órganos bioluminiscentes, dientes desproporcionados,... ya que su próxima comida no sabe cuando podrá ser
.


Los animales que viven en la zona abisal son miembros de los mismos grupos que los que encontramos en las capas superiores. 


Así, hallamos pulpos, calamares, peces, moluscos, equinoides y gusanos. La diferencia es que estas formas de vida abisales han desarrollado sistemas adaptados a su entorno y no les afectan las presiones tan enormes porque desde sus origenes sus órganos internos ya se hallaban sometidos a tales presiones, es decir, estaban en contacto con el medio y se han adaptado a la enorme presión.

En la zona abisal podemos encontrar algunas especies que suelen ser la que más extrañeza causan, se trata de los peces bioluminiscentes. Generalmente, las especies que viven en las aguas abisales o en la capa de penumbra (capa superior de las aguas abisales) suelen ser bioluminiscentes, es decir, producen su propia luz, que pueden utilizar para atraer a sus presas (algunos peces tienen su órgano luminiscente dentro de la boca), para identificarse con otros ejemplares de su especie o para escapar de algún peligro. Tal luz está producida generalmente por una colonia de bacterias específicas que viven en el interior de la criatura marina.


Algunos ejemplos destacados de la fauna abisal son:

- Pulpo dumbo, Grimpoteuthis: se encuentra alrededor de los 3000-5000 m y su nombre alude a sus aletas ubicadas sobre sus ojos.


- Pez caracol, Careproctus longifilis : su extraña cola le da su nombre y mide alrededor de 15 cm. Vive entre los 1900 y 3000 m de profundidad.


- Pez fútbol, Himantolophus paucifilosus: el curioso cuerpo en forma de balón de este pez le da su nombre. Se encuentra entre los 1000 y 4000 metros de profundidad y una de sus características más significativas es que la hembra llega a medir 45 cm, casi tres veces mayor que el macho.


- Pez dragón, Stomias boa: es uno de los peces más escalofriantes. Puede llegar a tener los dientes tan largos al punto de no poder cerrar la boca. Se ubica entre los 4000 y 4500 metros y llega a medir 32 cm.


Según explica Mireille Consalvey, investigadora neozelandesa, cada expedición "es un viaje a lo desconocido, en el que a menudo los investigadores luchan para trabajar en medio con fuertes marejadas". Los proyectos que estudian la vida abisal recorren los márgenes continentales, las ciénagas de las planicies oceánicas o grandes y profundas grietas en los océanos más profundos. En total, más de 210 expediciones dedicadas a desentrañar los misterios protegidos por Neptuno en lo más profundo de los océanos.

No dejes de ver este video con el top 10 de las criaturas abisales mas alucinantes:


Fuentes: